lunes, 3 de marzo de 2014

HUMANIDAD DE NUESTRA FUNDADORA

HUMANIDAD DE NUESTRA FUNDADORA

      Nuestra fundadora Juilette Colbert, tenía una humanidad increíble, con solicitud delicada entendía las verdaderas necesidades de la persona más allá de la simple moneda que en ocasiones se suele dar, sin interesarnos verdaderamente por lo que la persona necesita.
      Todo esto lo demuestra su ardua labor en las cárceles de Turín Italia, en ellas supo descubrir debajo del rostro de las personas privadas de la libertad, llenas de vicios y crímenes, la bondad y la ternura, en una palabra la imagen de Dios, considerándose no superior a ellos y no dando la caridad como si ella fuera mejor (que en realidad lo era) sino poniéndose a los pies, sirviendo sencillamente ofreciendo la caridad y la ternura materna de Dios, el amoroso cuidado que Él tiene por cada creatura, un cuidado providente y premuroso.
      Sabía comprender que las ofensas proferidas por las personas dañadas por el pecado era simplemente eso: un reflejo de la necesidad de la presencia de Dios en su vida, la necesidad de sentirse amadas profundamente, la necesidad de encontrarse con alguien que les ayudara a encontrar su verdadero rostro. El rostro humano de Dios en ellas.
      Para encontrar todos estos rasgos nos basta leer el diario que escribió sobre su ayuda en las cárceles, en las que se produjo el gran milagro de la redención….y hasta el momento último de su muerte supo expresar lo que siempre llevó en su corazón y lo tradujo en su lema:

GLORIA A DIOS, BIEN AL PRÓJIMO Y CRUZ A NOSOTRAS…

     

 

viernes, 14 de febrero de 2014

NUESTRA PRESENCIA EN MÉXICO

La presencia de las Hijas de Jesús Buen Pastor llegó a México desde 1986 en la Solemnidad de la Asunción de la Virgen María.
Estamos presentes en Guadalajara, Querétaro y Córdoba Veracruz, con los siguientes apostolados.
·         JARDÍN DE NIÑOS Y GUARDERÍA
·         ASISTENCIA EN CÁRCELES FEMENINAS Y TUTELAR DE MENORES
·         APOSTOLADO PARROQUIAL
·         CENTRO FORMATIVO Y RECREATIVO PARA NIÑAS Y ADOLESCENTES
·         MISIONES
·         ORIENTACIÓN VOCACIONAL
·         ENCUENTROS PARA JÓVENES
·         SURSUM CORDA ADULTOS Y SURSUM CORDA JUVENIL
·         CASAS PARA NIÑAS CON CAPACIDADES DIFERENTES
En Guadalajara está la casa central de formación para el juniorado, noviciado, postulantado y aspirantado; además de la casa de aspirantes de Córdoba, Veracruz.
En otro apartado comentaremos acerca de la etapa del noviciado y del movimiento laical Sursum Corda de adultos y de jóvenes….


LLEVAR LA MISERICORDIA A DÓNDE DIOS NOS DIGA...

ESTAR CON LOS ÚLTIMOS, LOS OLVIDADOS DE LA SOCIEDAD

Sursum Corda Juvenil: VIVIR EL CARISMA QUE DIOS DIO A MAMÁ JULIA COMO LAICOS

¡Tú también atrévete a encontrarte con Él y descubre tu misión!

VAMOS!!! Experimenta el gozo de ser totalmente de Cristo...

jueves, 10 de octubre de 2013

NUESTRA PRESENCIA EN ÁFRICA

Nuestra presencia en África

         El carisma de la misericordia está presente en Eritrea-África desde el día 7 de Junio de 1989.
Eritrea está ubicada en el conocido cuerno de áfrica. En 1993 logró su independencia de Etiopía tras largas luchas y sufrimientos, iniciados en el año 1961.


 

                                                                   






                                                        Precisamente el Señor quiso que surgiera ahí nuestra carisma con los sufrientes, los más necesitados, con el pueblo abatido por el dolor para demostrar por medio de nosotras su ternura y cercanía amorosa hacia cada hombre.
          Nos encontramos en Asmara, Debarwa. Addiquolom y Addinamen, en las diferentes casas se realizan diferentes apostolados: jardines de niños, telares para mujeres con clases de costura y bordado, pastoral parroquial, evangelización, y actualmente se encuentra naciendo el Sursum Corda que ayuda a otras familias necesitadas, a ellas les entregan despensas y otras ayudas, es una solidaridad entre cada pueblo.


                                                                   
                                                                   











viernes, 27 de septiembre de 2013

LA MISERICORDIA DE DIOS TESTIMONIADA Y VIVIDA

¡Sólo Dios!

La misericordia de Dios siempre se nos muestra en las alegrías y tristezas, en el gozo y en el dolor. Dios siempre nos acompaña y él está cercano a cada una de nuestras necesidades, se hizo hombre y habita aún entre nosotros quedándose en la Eucaristía, ahí permanece siempre para nosotros todos los días, todas las noches…
Nosotras como Hijas de Jesús Buen Pastor tenemos la misión de irradiar y testimoniar esta  misericordia donada por el Padre, debemos mostrar la “ternura de Dios” encarnar en la realidad, en el aquí y ahora esa actitud materna de Dios, por eso vamos a varias partes del mundo para proclamar de palabra y de hecho que el AMOR ESTÁ VIVO y lo hacemos concreto con las diferentes actividades pastorales que se realizan en las diferentes casas de la Congregación, cada hermana con su actividad sencilla va demostrando que Dios tiene cuidado de los pequeños y humildes, que no está lejano a los dolores de su pueblo que escucha cada súplica pero que en su misterioso designio de Salvación no siempre las cosas suceden como nosotros quisiéramos, pero que envía a personas que nos  muestran su ternura y bondad, así lo vemos de manera velada pero un día lo veremos cara a cara y ese día será un regocijo grande porque tendremos una dicha, paz y nuestra fe y esperanza darán paso solo para el amor, amor que se vive desde ahora y que después es una prolongación que no se verá interrumpida por nada…

Por eso en los siguientes números estaremos presentando las casas de nuestra Congregación y sus actividades para que nos conozcan un poco más y para dar testimonio de esa cercanía de Dios que nos quiso redimir y dar su salvación. 
ALEGRÍA, SENCILLEZ Y HUMILDAD PARA AMAR A LOS MÁS NECESITADOS

"UNIDAS SIEMPRE EN LA ORACIÓN"

lunes, 14 de enero de 2013

ORACIÒN DE NUESTRA FUNDADORA...

El día 19 de Enero se cumplen 149 años de la muerte de nuestra Fundadora y su entrada al cielo, es una fecha muy importante para nosotras pues tenemos una gran intercesora en el cielo que nos ve y pide por todos a Dios...
Les dejamos esta oración con aprobación eclesiástica, para que oren con ella y si Dios les concede la gracia que piden por intercesión de ella nos lo hagan saber. Dios los bendiga siempre....

Dios de infinita bondad, que haz concedido que Julia de Barolo fuese ardiente apóstola de tu amor y de tu justicia en la incondicional abnegación de sí al servicio del prójimo más pobre y abandonado, llena nuestra alma de tu Espíritu de santidad para que vivamos el abandono absoluto a tu voluntad en la fe y te sirvamos en los hermanos con dedicaciòn constante y total.

Haz que la Iglesia glorifique a tu sierva fiel Julia; por su méritos y su intercesión concédenos la gracia...que te pedimos, por Cristo tu Hijo en la unidad del Espìritu Santo. Amén

martes, 19 de junio de 2012

Hijas de Jesús Buen Pastor (fundación)

LAS HERMANAS DE SANTA MARÍA MAGDALENA. HOY HIJAS DE JESÚS BUEN PASTOR.

ESPIRITUALIDAD Y CARISMA.

         Cuando unas de las jóvenes del Refugio expresaron el deseo de consagrarse totalmente a Dios, Julia acogió el don que el Espíritu quería ofrecer a su Iglesia por medio de su obra.
         Nació así el Instituto de Santa María Magdalena con el fin de vivir, anunciar, testimoniar la misericordia del Padre.
         El 14 de Septiembre de 1833, fiesta de la exaltación de la Santa Cruz, las primeras cuatro postulantes entraron en el monasterio que ella había hecho construir.
         En la joven comunidad fueron admitidas también ocho niñas necesitadas del calor de un hogar y de una formación humana y cristiana.
         Era un Instituto de una concepción atrevida para su tiempo : Julia siguió siempre con solicitud y recelo esta obra predilecta, la rodeó de muchas atenciones. Se dedicó con empeño a la formación espiritual de las religiosas. Se ocupaba con delicadeza de sus problemas, sea comunitarios que personales. Para todas era madre y así la llamaban las “hijas de su corazón”.
         A sus hijas ofrece una espiritualidad lineal, profundamente bíblica, inmediatamente referida a Cristo, misionera.
         Presenta y se refiere seguido a la figura evangélica de María Magdalena que encarna el amor reconociente y el amor contemplativo de la mujer, fiel discípula de Cristo y por el Divino Maestro enviada a anunciar, como primera misionera, la alegría y la esperanza de la resurrección de Cristo.
Texto fundamental es el pasaje evangélico del encuentro de Santa María Magdalena con Jesús resucitado; sobre el “Rabbuní” pone la sólida base del camino espiritual.
La vocación es un don gratuito y personal (Jesús llama particularmente por su nombre) del amor del Padre ;
Reconocer el Señorío de Cristo sobre nuestra vida, responder al amor sublime y paciente de Dios con un amor total y apasionado ;
Vivir en  profunda comunión con Dios abandonadas con fe y confianza en su voluntad ;
Ser apóstolas de la misericordia del Padre.

         Sus hijas deben, decir a todos, especialmente a las mujeres más probadas y débiles, la ternura del amor de Dios, anunciar que el genuino camino de la penitencia desemboca en la alegría y en la esperanza, que hay una vía de salida también de las más oscuras y miserables situaciones. Deben comunicar lo que han experimentado : los prodigios del amor de Dios en su propia vida y la alegría del seguimiento de Cristo.
         Julia confía a las hermanas, adolescentes que provienen de ambientes pobres y moralmente indiferentes, quiere que las reciban como hijas y las eduquen con amor tierno y fuerte a la vez.
         La fundadora insiste sobre el amor a la cruz y a la mortificación, pero no impone a las hermanas formas de penitencia corporales. Entiende la palabra en su significado más profundo : hacer morir todo lo que nos tiene apegados a la esclavitud del hombre viejo, renegando de sí mismas para abrirse a la acción transformadora de Dios y ofrecerse a él con Cristo crucificado para que todos los hombres lo conozcan y lo amen.
Es el camino de la fidelidad de cada día a la voluntad de Dios.
         Es este al tema al que recurre frecuentemente de una forma muy original.
         Exige la atención a vivir el momento presente con amor porque cada instante lleva un mensaje de Dios que se necesita saber escuchar en el recogimiento y traducirlo en vida.
         Julia repite con materna solicitud e insistencia que es necesario abandonarse en los brazos de Dios porque más somos pequeños, más nuestro Padre y Madre nos pueden llevar en sus brazos, más somos débiles y frágiles, más el Señor nos cuida con ternura, debemos solamente sumergirnos en el océano de la Divina Misericordia.
         El culmen de la vida espiritual lo pone en la sencillez, actitud de quien ha llegado a una admirable armonía y unidad interior. Por lo tanto no hay división entre dimensión contemplativa y acción de caridad hacia el prójimo porque todo es alabanza, adoración, amor. La sencillez es la meta de quien ha recorrido un camino intenso de despojo y purificación de sí y se ha dejado transfigurar por la contemplación de Cristo crucificado y resucitado y entonces goza de una paz profunda porque para él todo es gracia.
         “Las sucesivas etapas históricas llevaron a la Congregación a tomar la denominación actual de “Hijas de Jesús Buen Pastor”. La obra privilegiada de Julia de Barolo ha adquirido un nuevo semblante pero continúa siendo fiel al carisma de los orígenes y al espíritu de la inolvidable Fundadora”(1)
RETORNO A LAS FUENTES.

         Sería interesante estudiar la vivencia del carisma de Julia de Barolo en su espiritualidad y en su metodología a lo largo de su camino histórico en la Iglesia. No es posible en este breve trabajo, todavía según las indicaciones precisas del Concilio Ecuménico Vaticano II “La adecuada adaptación y renovación de la vida religiosa comprende a la vez el continuo retorno a las fuentes de toda la vida cristiana y a la inspiración originaria de los Institutos y la acomodación de los mismos, a las cambiadas condiciones de los tiempos (2) .
Nuestra Congregación hizo este estudio de varias formas y renovó las Constituciones.
El retorno constante a las fuentes permitió de comprender mejor el carisma que el Espíritu Santo nos donó a través de nuestra Fundadora y nos dona continuamente para cumplir nuestra misión específica y colaborar en la edificación del Reino sirviendo a nuestros hermanos para la gloria de Dios.
         “La marquesa Julia de Barolo era un alma grande, digna de figurar al lado de los más grandes santos de Turín del siglo pasado como San José Cottolengo, San Juan Bosco, San José Cafasso, San Leonardo Murialdo y otros. La Iglesia aún no ha reconocido oficialmente su santidad en manera de poderla exponer en los altares para la devoción y la veneración de los fieles, pero el pueblo ha hecho desde siempre su elección y ha aureoleado su frente para proponerla a la imitación de cuantos buscan los caminos del Señor para llegar a la santidad (1) y la voz del pueblo es voz de Dios.
         En esta perspectiva nuestro Instituto hizo un trabajo de investigación sobre la vida y las virtudes heroicas de “Mamá Julia” que resultó muy largo por su inmensa poliédrica labor, pero el 04 de julio de 1994 el proceso diocesano fué oficialmente concluido y toda la documentación pasó a Roma, a la Sagrada Congregación para los santos.
La Sierva de Dios, Julia, es un modelo auténtico y actual a pesar de los años que ya nos separan de su vida terrenal.
“La actitud de Jesús en relación con las mujeres que se encuentran con Él a lo largo del camino de su servicio mesiánico, es el reflejo del designio eterno de Dios que, al crear a cada una de ellas, la elige y la ama en Cristo. Por esto, cada mujer es la “única creatura en la tierra que Dios ha querido por sí misma”. Cada una hereda también desde el ‘principio’ la dignidad de persona precisamente como mujer”(1).
         Y también hoy, al comenzar el tercer milenio de nuestra era y a pesar del progreso alcanzado en muchos ámbitos la mujer es todavía marginada.
La obra eclesial de Julia de Barolo es más amplia, ya vimos cómo después de entrar en contacto con la realidad más triste de la condición de la mujer, buscó el remedio a través de la reeducación. Pero también adoptó un sistema preventivo de educación.

OTRAS FUNDACIONES
Las Religiosas de Sta. Ana.
Para asegurar una presencia educativa en las primeras escuelas infantiles fundó juntamente a su esposo las Religiosas de Sta. Ana, que hoy son una Congregación misionera presente en muchas partes del mundo, especialmente en India.

Las Oblatas de S. María Magdalena que se dedicaron a niñas enfermas.

         Julia llamó a colaborar en sus obras educativas a otras religiosas según su carisma :

Las Hermanas de S. José de Chambery.
Las Damas del Sagrado Corazón de Jesús.
Las Adoratrices perpetuas del Santísimo Sacramento.

         Y para terminar cito lo que escribió el Cardenal Martini, Arzobispo de Milán que vivió en la Parroquia de Santa Julia sus años juveniles.
         Santa Julia es un espléndido templo en estilo gótico que Julia de Barolo hizo construir en 1863 en el barrio de Vanchiglia, muy pobre, que no tenía un templo y recurrió a ella para solicitar su ayuda.

          “Estoy contento de que se haya iniciado el Proceso Diocesano de Beatificación de Julia de Barolo que desde siempre he admirado y apreciado.

         Me impacta su docilidad a la acción del Espíritu Santo, su atención evangélica a los “demás” y a lo mejor en el camino del amor, atención que la llevó en tiempos seguramente no fáciles, a  ocuparse antes de las detenidas y sus familiares, y después también a muchachas pobres, de niñas minusválidas, de muchachos. En esta perspectiva se debe de señalar el apoyo que ella dió a muchas congregaciones religiosas y a su solicitud hacia la persona y la obra de San Juan Bosco.

         La intuición que ella tuvo en los problemas de la cárcel, su propuesta reeducativa, su empeño para que fueran reconocidos los derechos de las detenidas... constituyen un fúlgido ejemplo de proximidad y de solidaridad responsable que merece ser ampliamente conocido por el pueblo de Dios...

         Deseo que el iniciado proceso represente para todas las Hijas de Jesús Buen Pastor una ulterior ocasión para reflexionar sobre la extraordinaria caridad evangélica que ha animado a su Fundadora” (Milán 6 de Mayo de 1991).


“HIJAS DE JESUS BUEN PASTOR”

NUESTRA PRESENCIA EN MEXICO
TESTIMONIO DEL CARISMA DE JULIETTE COLBERT

         Las primeras cuatro hermanas, llegamos a la ciudad de Guadalajara en el agosto de 1986.

         El día 15 de agosto Fiesta de la Asunción al Cielo de la Ssma. Virgen María, bajo su maternal y tierna protección tuvo inicio la primera comunidad, en una pequeña casa en la Calle Samuel Ramos 1818, que tuvimos que cambiar, siendo demasiado chica después de pocos meses, por la de Monte Carmelo 156.

         El Emmo. Señor Cardenal José Salazar López indicó a la Superiora General Madre Gemma Villa como campo de apostolado la periferia de la ciudad, y precisamente la Comunidad parroquial de la Virgen de Guadalupe Reina del Tepeyac. El Señor Cura Padre Salvador Serrano Avelar nos acogió con fraternidad evangélica y nos ayudó a inserirnos en la nueva realidad.

         Recibimos un valioso apoyo también de parte del Padre Luigi Gandolfi, misionero scalabriniano italiano.

         La colonia estaba naciendo y la parroquia también, no existía todavía templo, pero era el ambiente que queríamos.

Fue un enriquecimiento espiritual.

Aceptar y compartir con alegría la condición de los pobres es una herencia que recibimos de nuestras primeras hermanas.

Se leen en la Crónica de una de las primeras fundaciones del Instituto, detalles como de florecillas franciscanas. “En esta primera noche no se descansó mucho ; los sacos de paja eran húmedos y para poder dormir tuvimos que cubrirlos con una de las cobijas de lana y dormirnos vestidas ; en su corazón cada una gozaba de experimentar los efectos de la santa pobreza. En la mañana  vino el Revdo. D. Ferdinando Manini a celebrar la S. Misa, a nosotras nos parecía de estar en Belén...”

En el primer año la Comunidad formada por  cuatro hermanas se estableció en la Colonia Independencia Monte Carmelo 156, y diariamente íbamos a la parroquia del Tepeyac.

Cuando en el verano siguiente ingresaron las primeras postulantes formamos dos comunidades, una se estableció permanentemente en la parroquia que nos había indicado el Señor Cardenal.

La Divina Providencia y la protección maternal de la Ssma. Virgen  vigilaron en estos años sobre la pequeña comunidad de una forma extraordinaria.

Nuestra cordial gratitud al Emmo. Señor Cardenal Juan Sandoval Iñiguez, y los Señores Obispos auxiliares de esta Iglesia de Guadalajara; y además que para los sacerdotes y religiosos ya mencionados, va a muchos otros que no elencamos aquí porque sería una lista demasiado larga ; mencionamos solamente al Señor Cura Juan Soto Rojas Párroco de San Mateo Apóstol que nos regaló el Sagrario para tener la Ssma. Eucaristía en la Casa y una atención paterna a nuestras necesidades y el Padre Franciscano Manuel Ramírez García.

Nuestra sincera gratitud también para los laicos y bienhechores que nos brindaron apoyo y facilitaron nuestros primeros pasos en tierra mexicana.

Por medio de la fidelidad al momento presente que es el cumplimiento amoroso de la voluntad de Dios, queremos continuar y vivir con alegría el carisma del amor misericordioso.

Los fundamentos de la obra educativa de Juliette Colbert se pueden resumir en :

“La pedagogía del corazón”.

Los medios : el amor y la ternura.

“Cristo Centro del proyecto educativo y de todo proyecto”.

         Estar con Jesús es lo más importante de nuestra vocación, alimenta nuestra vida espiritual para la misión cuyo fin principal es llevar las personas, en particular  a la mujer, a la fe cristiana, fuente de una auténtica promoción humana y social.

         Además de una entrega personal y exclusiva a Cristo nuestra vida se fundamenta sobre la comunión entre nosotros.

         “Donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, yo ahí estoy ...”

         Desde esta perspectiva colaboramos en la pastoral parroquial de varias comunidades a la periferia de la ciudad.

         Dedicamos también nuestra atención a jóvenes desorientadas para ayudarlas a reinserirse en sus familias ; cuando resulta necesario, dirigiéndolas a instituciones adecuadas.
         Participamos en la pastoral carcelaria, visitando semanalmente el Centro Penitenciario de las mujeres, de Puente Grande.

         La casa de formación en los primeros años, hasta el 1991 era en Monte Carmelo 156, fue necesaria la construcción de la actual en Huentitán el Bajo, que es también la Casa Central de México.

         A un costado de la Casa se realizó la Casa Jardín Juliette Colbert : escuela preescolar con guardería para ofrecer a las mamás necesitadas la posibilidad de trabajar dejando a sus niños en un hogar donde reciban una educación cristiana.

         En Ocotlán, Jalisco colaboramos en el Orfelinato - guardería de la parroquia del Señor de la Misericordia.

         Además nos dedicamos a la preparación de catequistas y a las misiones  en los pueblos y ranchos.

         En colaboración con jóvenes y matrimonios comprometidos, nació el grupo misionero del Buen Pastor que se prepara durante el año, con reuniones periódicas y retiros espirituales, para la salida en particular de Semana Santa.

         Por último la animación Misionero - Vocacional es un servicio que realizamos desde nuestra presencia en el País.

         A las jóvenes que desean  conocer nuestra Congregación ofrecemos:

Acompañamiento vocacional  personal y mediante:

Retiros espirituales el primer domingo de cada mes.

Encierros en Tiempo de Navidad y verano.


Si Jesús te llama respóndele con entusiasmo. Nuestra fraternidad “nacida del Espíritu” te espera por una vida sencilla, compartida en el Amor a Cristo al servicio del Reino.


(1) GIULIA COLBERT, MARQUESA DI BAROLO.  Ave Tago. Noviembre 1989, p. 129.
(2) Decreto “Perfectae Caritatis” sobre la adecuada renovación de la vida religiosa.
(1) Card. M. Fossati. Nobiltá Vera - La M. Julia de Barolo Introducción.
(1) J. Pablo II Carta apostólica “Mulieris dignitatem”.

miércoles, 16 de mayo de 2012

LA PEDAGOGIA DEL AMOR EN JULIETTE

DEBEN SENTIRSE QUE SON AMADAS.

         Después de establecer las primeras relaciones Julia dio vida a un programa educativo más específico.

         Empezaba el día con un momento de oración que no era obligatorio para todas.
Citaré un caso que me parece significativo, tomado de sus “Memorias” : “una de las presas más anciana estaba cerca de mí cuando en los primeros días explicaba el catecismo. Yo le pregunté quién era Dios. Ella corrió a tomar una estampita de Jesús crucificado, rota y sucia, tanto que apenas se podía comprender lo que era y prorrumpiendo en carcajadas dijo ¡eso es Dios! ... Los pocos trapos que la cubrían dejaban ver su cuerpo desnutrido. Ella también había sido hecha a imagen de Dios, pero esta imagen estaba deformada y destruida más que la estampita que me había enseñado poco antes” (1).

         Sus compañeras buscaron de calmarla invitando a mamá Isabel (como la llamaban) a callarse. Julia la tomó de la mano pero no sirvió de nada, ella le dió un fuerte aventón y se salió. La puerta se había quedado semiabierta e Isabel desde el pasillo contiguo escuchaba todo. Julia hacía oración por Isabel; cuando salió de la cárcel prometió que seguiría pidiendo por ella, pero la anciana alzó los hombros indiferente. Esto sucedió por algún tiempo hasta que un día se acercó a Julia y se puso de rodillas suplicándole que siguiera pidiendo por ella, porque estaba convencida que la quería.

         La acción de Julia miraba también a que fueran reconocidos los derechos de las presas : los procesos de juicio se demoraban, las mujeres seguido se quedaban en las cárceles largo tiempo en espera de juicio y eso las ponía en un estado de agitación.


D) INSTRUCCIÓN, TRABAJO, CATECISMO,
     SOLIDARIDAD.

         Julia empezó a enseñar el catecismo a reclusas. Fue una empresa muy fatigosa porque todas eran analfabetas. Para solucionar el problema las dividió en clases teniendo en cuenta las distintas capacidades de aprendizaje y memoria; en cada una de ellas repetía muchísimas veces las preguntas con sus respuestas hasta que todas las aprendían. Después de unos meses inició un programa de alfabetización. En esos tiempos enseñar a leer y escribir a mujeres y además encarceladas, era una iniciativa nueva e impensable.

         También en este caso el método didáctico del cual Julia se sirvió es interesantísimo. Hizo escribir un gran alfabeto sobre una tela. Daba con una rueca un golpe en el piso cuando una de las alumnas que leía se equivocaba y tres cuando la persona que leía debía callarse para que siguiera la lectura la compañera vecina.
         Estas soluciones didácticas fueron utilizadas por Julia de Barolo para responder tempestivamente a las necesidades inmediatas que se le presentaban cada día. No obstante la falta de una preparación específica, adoptó métodos que eran en aquél entonces de vanguardia.

         Julia cumple otro paso importante en su obra de reeducación: estimula a las presas a la solidaridad: se hizo ayudar de aquellas que habían aprendido más rápidamente para instruir a sus compañeras.

         En Julia que acoge con respeto, que comparte su vida y participa como amiga en sus penas, las mujeres descubren de nuevo el valor de la existencia humana y progresivamente aquellas creaturas reencuentran el camino de la honestidad, de la verdadera libertad, de la auténtica realización de sí.


E) ATENCIÓN DELICADA A LAS EXIGENCIAS
     MATERIALES.

         Julia estaba convencida de que al cuidado de la dimensión espiritual e intelectual era necesario unir un mejoramiento de las condiciones físicas e higiénicas para sus protegidas. A tal fin comprometió a la reina María Teresa, a los duques de Génova y a los príncipes de Carignano, para constituir un fondo monetario y hacer frente a las urgentes necesidades de la vida en la cárcel. Pudo así comprar cobijas, camisas, tela y todo el vestuario necesario.

         A la señora Geri su primera colaboradora confió la gestión del guardarropa. En la distribución de los vestidos era reservada una atención especial a las más pobres, enfermas y aquellas que estaban deseosas de resolver sus problemas y mejorar su comportamiento.

         Al final del año 1820 obtiene el permiso de colocar un altar en el pasillo de la cárcel para que  todas pudieran participar en la S. Misa. Y cuando se celebró la primera a la cual ella también participó, muchas lloraban de alegría y conmoción.


LAS DIFICULTADES NO FALTAN.

                   Uno de los muchos abusos a riesgo de comprometer el nuevo sistema de la cárcel : el excesivo consumo de alcohol por parte de las detenidas, las cuales lo compraban a los guardias. Eso las ponía nerviosas, violentas y además necesitaban continuamente dinero.

Julia se dirigió al primer responsable en este campo que era el Primer Secretario de Estado, pidiéndole de prohibir el uso del alcohol. Consiguió el remedio esperado y llegó a resarcir a los guardias del daño sufrido por la interrupción del comercio del vino. Naturalmente la reacción no se hizo esperar. Julia sufrió golpes, insultos, salivazos. Ella no se defendía, soportaba con paciencia, perdonaba generosamente.

         Después de cinco meses de trabajo reeducativo en la cárcel del Senado, fue invitada por las detenidas de otra cárcel, la Correccional, donde aplicó el mismo método.

         Instrucción, trabajo, catecismo. Julia no se para aquí. Las detenidas llegarán a la meditación de la palabra de Dios y al estudio de un compendio de la Biblia. Este proyecto profundamente innovador correspondía a una convicción arraigada en ella : se puede promover un efectivo progreso de la persona solamente si como culmen de la obra formativa se pone la educación en la fe.

PARTICIPACIÓN DEL PODER CIVIL.

         Julia ha encontrado el camino justo para que la cárcel sea un lugar de redención humana y social. Una reforma carcelaria estable requiere una adecuada legislación.

         El 10 de enero de 1821 envió una relación al Primer Secretario de Estado(1) en la cual presentaba la penosa y horrible situación de las encarceladas y propuestas concretas para mejorarla. Sostiene que es un problema que merece la máxima atención, lamenta la situación de los edificios malsanos e insuficientes. En la Correccional en un gran cuarto viven hasta cuarenta mujeres, y viven juntas las condenadas y las que están en espera de juicio. El jergón de paja no tenía cobijas de lana para protegerse del frío, la nutrición era muy escasa.

         Pasaban el día en el ocio y conversando entre hombres y mujeres con relativos abusos e inconvenientes.

         Julia pasa después a las propuestas para dar condiciones de vida decorosa respetando la dignidad humana.

         El gobierno acogió la propuesta y expresó gratitud por su obra, le comunicó que el rey se conmovió oyendo la relación de su trabajo y quiere que se realicen sus propuestas(1).

         Su fructuoso trabajo educativo Julia lo logró únicamente con la bondad y el amor.

LA CÁRCEL MODELO DE LAS “FORZATE”.

         Con una nota ministerial del 30 de octubre de 1821, se concedió a Julia Colbert un nuevo edificio de las “Forzate” más luminoso y sano, con un amplio patio para que organizara una cárcel femenina de la cual fue nombrada “sobreintendente”. La casa fue restaurada con recursos de los mismos Barolo.

         Julia decidió de  transferir aquí a las detenidas del “Senado”, de la “Correccional” y de las “Torres”. Pero ellas se opusieron porque tenían vergüenza de atravesar la ciudad caminando. Julia con delicadeza materna las hizo trasladar en carroza cerrada.

         Cuando las mujeres se acostumbraron al nuevo domicilio Julia pensó en un reglamento que fue discutido y redactado artículo por artículo con las mismas presas.

         Casi con seguridad es el único ejemplo de reglamento carcelario discutido y ratificado con las detenidas y que ellas mismas se empeñan en observar y  hacer respetar.

         Ella quería que nada se impusiera sino que cada norma fuera aceptada para el bien individual y común.

Finalmente se prohibieron las bebidas alcohólicas, se distribuía regularmente el vino durante la comida, como se acostumbra en Europa, se exigía limpieza y cuidado de la persona.

         Las detenidas eran ocupadas en el trabajo. Se sirvió de colaboradoras expertas.

         Los días transcurrían serenamente en la oración, instrucción, trabajo, distensión.

         El proyecto educativo adoptado en esa nueva cárcel está descrito en sus memorias y en una relación dirigida al Gobierno en 1833. Con sencillez y humildad presenta el proyecto como reflexión, fruto de su experiencia de doce años(1) .
         Julia pudo realizar una reforma tan eficaz sobretodo porque estaba animada por una gran caridad cristiana. Pero también había alcanzado una profunda competencia. Era considerada una experta segura.

         Las detenidas son separadas en grupos homogéneos : sospechosas, condenadas a cadena perpetua, vagabundas, recidivas, etc.

         Agudamente observa que hay personas culpables de graves crímenes más dispuestas a la honestidad que las ociosas recidivas.

         Julia experimenta la eficacia del trabajo en la obra de redención.

         Pero ve también a los obreros de las fábricas sometidos a horarios masacrantes, usados cínicamente como fuerza de producción. Entonces se apresura a insistir que el trabajo  debe ser adecuado a la persona, finalizado a su bien material y espiritual. Durante el día debe de haber espacio también para actividades intelectuales, espirituales y una sana distensión.

         La ganancia  era usada, parte para las necesidades y parte se guardaba para el momento de la salida de la cárcel.

         Presenta después su proyecto de alfabetización y de educación que expresa contenidos y métodos, válidos todavía hoy y eficaces porque da el primado educativo al amor y al verdadero respeto de la persona, rechaza los métodos represivos  de su tiempo, promueve el crecimiento armonioso de toda la persona: cuerpo, mente, corazón, espíritu.

TAMBIÉN LAS PRESAS SON LLAMADAS A LA SANTIDAD.

Julia trabajaba no solamente y con sorprendente éxito para la recuperación moral de las mujeres sino les hablaba de santidad, proponía un arduo camino de santificación realizado a través de su dura y a veces injusta situación.

         Las presas que aprendieron a leer estudian el catecismo ayudándose recíprocamente; y para ayudar a sus compañeras, renuncian seguido a una parte de ganancia quitando tiempo al trabajo.

         Gradualmente las acostumbra a ser autónomas, también en el empeño diario de la oración.

         La potencia de la Palabra y la práctica de los Sacramentos engendraron creaturas nuevas, que aceptaron de caminar con Cristo en santidad de vida y se hicieron evangelizadoras.

         Una vez, después de una larga enfermedad volviendo con sus queridas amigas les preguntó cuál regalo podía hacerles en ocasión de su regreso. Pidieron los cuadros del Viacrucis. Voluntariamente lo celebraban dos veces por semana. Eran libres, pero todas participaban.


EL PROYECTO REEDUCATIVO.

         El proyecto reeducativo de Julia de Barolo lleva a la auto-promoción : una pedagogía de la libertad finalizada a despertar la conciencia y la responsabilidad personal.

         “NO QUIERO QUE EL DÍA DEL JUICIO JESÚS PUEDA DECIR POR MI CULPA : ESTABA EN LA CARCEL Y NO ME AYUDASTE”.

         El fin de la obra educativa de Julia es llevar a la persona a la fe cristiana ; la religión es considerada fundamentalmente como fuerza interior transformadora de las conciencias y por tanto verdaderamente liberadora y fuente de auténtica promoción humana y social.

EL REFUGIO.

         Julia, mientras se ocupaba de las reclusas, maduró la idea de fundar una casa para jóvenes víctimas de la desocupación, de la ignorancia, del egoísmo.

         Con una ayuda económica del Gobierno nació el 07 de marzo de 1823 la institución de caridad “El Refugio” porque fue puesta bajo la protección de Nuestra Señora del Refugio, primera flor de la caridad en Valdocco (donde después nacerán las obras de San José Cottolengo y San Juan Bosco).

         La dirección de la casa fue confiada a las hermanas de S. José.

         Las huéspedes debían ser ocupadas en el trabajo. La ganancia del trabajo debía ser utilizada para su sustento y vestuario y la tercera parte guardada para el momento de la salida.

         Sobre el trinomio, oración, trabajo, comunión, se desarrolló una obra original, que restituyó a la sociedad mujeres maduras y responsables.

         El trabajo no tenía como fin la ganancia sino la realización personal.
         En una casa contruída cerca del Refugio y del Monasterio de Santa María Magdalena constituyó el Hospitalito de Santa Filomena para niñas y muchachas incapacitadas.

         Además fundó el Laboratorio de San  José, confiado a las Hermanas de San José y a las Oblatas de Santa María Magdalena.

         Las Familias obreras acogían un grupo limitado de jóvenes que en el día salían a trabajar y se juntaban bajo la guía de una “madre laica”.

         Entre las obras propiamente educativas que Julia de Barolo promovió para la formación integral de la personalidad de las alumnas recordaré la Escuela de Borgo Dora, el internado Barolo, y el Colegio Barolo con internado.





















arrojarse siempre en los brazos de la misericordia de Dios.




(1) MEMORIE DI GIULIA DI BAROLO. Traducidas del francés y publicadas por Giovanni Lanza.
(1)  MARQUESA GIULIA DI BAROLO, Relación al Primer Secretario de Estado para Internos, Turín, 10 de enero de 1821; en A.S.T.

(1) Respuesta del Primer Secretario de Estado por los Internos, Turín, 10 de febrero de 1821 ; en A.S.T. cit.
(1) Julia de Barolo. Relación sobre las cárceles al Primer Secretario de Estado...7 de febrero de 1833 ; en A.,T.S. Materias Económicas. Cárceles Turín m.24.